Archivos mensuales: septiembre 2015

historia_secreta_01

Espigador de historias

historia_secreta_01No me gusta el concepto de “prescriptor” aplicado al oficio de librero. No me reconozco en el médico que, desde su exhaustivo conocimiento técnico, prescribe un tratamiento al lego en dicha materia, es decir, al paciente. En el caso de los libros, uno puede, como máximo, aconsejar, opinar, sugerir,… Entre otras cosas, porque la mayoría de los clientes de uno saben más de libros y literatura que el supuesto prescriptor, siendo en ocasiones verdaderos especialistas en determinadas materias. Así que quedémonos con el papel de descubridor o rescatador. Algo así como un zahorí de la literatura con aliento, un espigador de libros perdidos.

A este oficio acompaña la faceta del librero como lector de libros tanto nuevos como viejos. Y sirva este blog para expresar las emociones suscitadas por su lectura, sin ánimo de crítica literaria ni estudio filológico.

Entre los libros recientemente leídos quiero reseñar esta Historia secreta del mundo, del escritor Emilio Gavilanes, publicado por Ediciones de La Discreta. El autor desgrana a lo largo de sus 235 páginas un collage de instantáneas históricas desusadas, momentos sobre los que se posa una mirada escorada hacia lo poético y lo extraordinario. Lo extraordinario en su acepción más ambivalente, que va de lo maravilloso a lo terrible, en términos de lo extraordinario de lo cotidiano, y lo cotidiano -por qué no- de lo extraordinario.

Un simbolismo cargado de bombas de relojería, que alterna la paradoja y el absurdo, pero con un trasfondo en el que se observa una pulsión ética. Pulsión ética adscrita al conocimiento -no al mito-, y a su reverso, la curiosidad que alcanza la palabra; pero la palabra activa, no pasiva, la palabra que despierta y sorprende. Imaginación en definitiva que oscila entre lo material y lo espiritual entendido como “lo otro”.

Primer aniversario con jazz

Que se abra una nueva librería, en este país, es toda una noticia. Que cumpla un año sin cerrar sus puertas, eso ya es para llevarse las manos a la cabeza, de la impresión. Bueno, no exageremos; con la suficiente ilusión casi todo es posible. Con eso y con un montón de gente que ha ido colaborando para hacerlo posible.

11222205_10207787888753781_5577026097920950769_o

Para celebrar el primer aniversario de MENOSDIEZ contamos el pasado viernes día 11 con un pedazo de artista,  un barakaldes que transmite su pasión por la música hasta al menos entendido en eso del jazz. Ahí va una muestra (gracias Ernesto):

Gracias también a todas y todos los que vinisteis. Hemos puesto el listón alto para el segundo aniversario. Nos vemos en Espejo 5.

Selectiva, no selecta

Bienvenidos al blog de MENOSDIEZ, que estrenamos hoy con esta primera entrada. Para quienes no nos conozcais, acabamos de cumplir nuestro primer año de rodaje, y vamos a intentar contaros en pocas palabras cuáles son nuestras aspiraciones con este proyecto.

Hoy en día los libros -fruto de años de trabajo- a duras penas consiguen permanecer en las mesas y expositores de las librerías algunos meses o acaso semanas, para dejar paso enseguida a la siguiente apuesta comercial. Camino de la guillotina o, ahora, del Gran Sumidero (Amazon y similares).

Ante tamaña pérdida cultural sólo cabe tratar de dar una Segunda Vida a los libros, como tradicionalmente se ha hecho en sitios como la Cuesta de Moyano, en librerías de viejo y otros rincones insignes de Madrid. Sólo así pueden rescatarse los libros naufragados en el inmenso océano del olvido -de ahí el nombre de este blog-.

Tenemos pues por un lado la Oferta Total, el infinito borgiano de internet que, paradójicamente, sólo sirve si vas buscando un determinado libro -no para que los libros te descubran a ti-. Y por otro la última tendencia a vender libros de segunda mano por rangos de precio -uno a 3 euros, dos a 5 euros-, como si los valores de los mismos fueran idénticos, despojados de la singularidad que le otorga su contenido.

La apuesta de Menosdiez se centra en la selección. Pero no entendida como la elección en base a una calidad y excelencia literarias -de las que presume toda nueva librería que se precie-, sino como un trabajo de búsqueda y rescate de lo perdido, de lo curioso y lo original, lo olvidado y lo díficil de encontrar. No presumimos de un criterio literario excelente, sino de nuestra pasión por el libro y la dedicación diaria a la hora de bucear en el proceloso mar de los libros perdidos.

Para terminar, decir que entendemos el libro como medio cultural, no exclusivamente literario, y por ello somos también un espacio cultural, abierto a manifestaciones artísticas y actividades como debates, presentaciones, etc. Un espacio abierto y disponible para quienes no encuentran ya lugares donde expresarse.

Y basta, aunque hoy era necesario extenderse. Os esperamos, en esta isla del tesoro.